Connect with us

Opinion

2019 ¿Una historia diferente?

Published

on

LA COLUMNA ROTA/ FRIDAGUERRERA VILLALVAZO

Estamos empezando el año, cerrando 2018 con mil novecientos doce feminicidios, trescientos setenta y siete homicidios de mujeres y niñas, dos mil doscientas ochenta y nueve vidas arrancadas de mujeres, solo las documentadas por la prensa e investigaciones propias, en una próxima columna haremos el doloroso recuento a detalle.

El primero de enero de 2019, despertamos con la dolorosa primera vida arrancada, en Valle de Chalco, Estado de México; Camila, una nena de nueve años que salió a quemar cuetes fuera de su casa, sí, así como los que tenemos más de cuarenta lo hacíamos y que eso no significaba que fuera un vecino a violarnos y a asesinarnos. El despertar fue doloroso, indignante, desolador, más tarde seguían las notas, otra en Santa Catarina, Nuevo León, otra en Guerrero, una más en el Estado de México, otra en Colima.

Los acercamientos no se dan con las “nuevas autoridades”, no somos lo suficientemente importantes para ser tomadas en cuenta, nosotras no llevábamos la agenda que tenemos ya tres años exigiendo, la desesperación nos atrapa, nos desalienta, las familias se cansan de esperar, de no tener la noticia, el primer paso para tener un poco de justicia, las detenciones de los feminicidas se alargan no llegan, se esconden tan bien, son más listos que las autoridades, o quienes deberían de investigar no lo hacen, el panorama fragmenta, devasta, asesina el alma.

Hoy la historia es otra, una que debo y necesito compartir porque quisiera que esta columna estuviera dedicada a ello, a escribir historias de mujeres vivas, que tal vez fueron lastimadas pero que es importante conocer porque sus voces también deben y tienen que ser escuchadas.

El 31 de diciembre luego de la agotadora noche que tuve un día antes poniendo el blog y la base de datos de mujeres y niñas asesinadas, letras y más letras que marchan frente a mis ojos, horrores de leer como las asesinan, imágenes que se quedan adheridas en la mente y el corazón, me llegó lo siguiente a mi correo, lo dejo textual solo cambiando los nombres por seguridad.

Con la esperanza de que esté año las historias de mujeres y niñas asesinadas cesen; que las notas horrorosas se terminen, que las detenciones pendientes que son centenas al fin se concreten, que cada vez sean más las historias como la siguiente, hoy podemos decir que Verónica, es #NIUNAMÁS.

Estimada Frida, buen día.

Me atrevo a escribirle de esa forma, porque al leerla, al sentir el apoyo que brinda, me siento en confianza, y fue ese mismo sentimiento el que me ayudó a contarle mi historia, tras la frustración y el coraje de leer que día a día hay más víctimas de algún ser sin escrúpulos, sin corazón, y que quien debe de proporcionarnos seguridad solo nos haga sentir menos, que lo merecíamos.

Mi historia comienza hace casi 7 años, que conocí a Gustavo, era mi fiesta de cumpleaños 22, yo no lo invite, él se invitó solo llegando con mis amigos, y desde un principio hicimos click, empezamos como amigos, nos tratamos muy poco tiempo, porque la atracción era muy fuerte y nos hicimos novios, durando de esa forma 2 años (dentro de los cuales nos volvimos padres), mismos que fueron un vaivén de emociones, en casa tenía discusiones muy frecuentes con mi mamá, eso fue molestándome y fastidiándome hasta que no pudimos más, y ella y yo explotamos, me corrió de la casa, tome su palabra y me fui a casa de Gustavo.

Ahí, su papá me aceptó con la condición de que terminará mi carrera, y así fue, terminé, me titulé como Licenciada en Derecho, qué irónico, ¿verdad?, ser abogada y no poder defenderme.

Mi idea de ser mamá joven siempre estuvo presente. Gustavo no era guapo, era más su forma de ser lo que me gustaba, en ese tiempo porque en cuanto vivimos juntos, como todas las mujeres que te escriben, me di cuenta que él era mala persona, empezó a jalonearme, a celarme, a prohibirme ver a mi familia, a no dejarme hablar con mis amigos, hasta que un día, me pegó, me pegó muy feo, a puño cerrado, me pateó, me deshizo. Pero yo seguí ahí, porque no quería volver con mi mamá, aunque mi papi me rogaba que regresará yo no quería ver a mi mamá, y después de mi fiesta de graduación, la noticia que me cambió la vida llegó: ¡estaba embarazada!, fui la persona más feliz, y sabes ¿qué me hizo él?, me pegó, me pateó, iba a golpearme el estómago cuando vio que me lo cubría con todas mis fuerzas, y vino su primer “cambio”, fui a casa de mis padres, ya no me importó como estaba con mi mamá y le di la noticia, fueron los más felices y lo fui más yo al poder volver a mi casa, con mi familia y me regrese con mis papás y el entró conmigo, con su carita mustia, con su actitud protectora, ¿por qué es tan ciego el amor?, él se ganó la confianza de todos, menos de mi hermana, mi hermano enseguida lo adoptó, de verdad lo apreciaba.

Cuando nació mi bebe, el primer fin de semana, me cacheteó, porque él no quería vivir con mis papás, él quería que nos fuéramos a Guadalajara. La vida es muy cruel, o los tiempos de cada persona son distintos, mis padres se separaron, yo me fui con él a vivir a Guadalajara, y los maltratos siguieron, más golpes, más patadas, más vejaciones, más abusos (abusaba de mi después de pegarme), mas insultos, mi hijo con su cuerpecito me cubría y le decía ¡no papá!

En una visita con mis papás a la Ciudad de México, les confesé que él me pegaba, mi mamá me acompañó por mis cosas y él se encerró en la casa con mi hijo, le pedí a mi mamá que se fuera y que yo la alcanzaría al día siguiente, no fue así, el llegó a la terminal y no me dejó ir. Volví a quedarme, otro “cambio”, ¡volví a creer en otro de sus cambios¡, juró que no volvería a maltratarnos, que todo sería perfecto, pero todo regresó a su curso, cada uno de sus golpes, groserías fueron acabando conmigo, y en Guadalajara hice mi primer denuncia, el Ministerio Público que tomó mi declaración, veía mi cara, mis golpes, los hematomas que ese día me había provocado, que literalmente me rogó que lo dejara, me decía “niña, no mereces esos tratos, ninguna persona merece ese tipo de humillaciones”, pero no le hice caso y regresé con Gustavo.

Y todo de nuevo siguió su curso hasta el último “cambio” que le creí. Nos regresamos a vivir a CdMx, empecé a trabajar yo, el cuidaba a nuestro hijo, yo proveía los intereses de los 3, ¡por fin ejercía mi carrera que tanto me costó!, eso a él le frustró, sus ideas machistas no le permitían ver que estábamos mejor económicamente, y un día me pegó en la nariz, un puñetazo certero, que en el trabajo notaron.

Una de mis compañeras sabía mi historia, y le comentó a su novio, un abogado, con ellos y mis hermanos de respaldo, fuimos por mi hijo y nuestras cosas, saque primero a mi bebé, pensó que mis hermanos estaban afuera porque llevarían a mi bebé al circo, hasta que se dio cuenta que sacaba mis pertenencias, me pegó, me pegó frente a ellos, mi hermano con todo el dolor de su corazón, me defendió, me defendió de la persona que mi hermano había adoptado como un hermano, mi hermana quitaba a la mamá de Gustavo de la puerta porque no nos dejaban salir, mi abogado llamó a una patrulla, y mi hijo, mis hermanos, mi abogado y yo nos fuimos al Ministerio Publico donde nos esperaba mi papá, que no dejó que nos moviéramos de ahí hasta que nos aseguraran que seguirían mi caso, no fue así claro, pero a él le llego una notificación de restricción que mi abogado tramitó y solo así me libere, ¡por fin! ¡Era libre!, ¡mi hijo y yo éramos libres! y no volvimos nunca más.

De eso han pasado 3 años, las cosas en mi casa volvieron a la normalidad, mis papás viven juntos, pero no revueltos, la relación entre mis hermanos, mis padres, mi hijo y yo es de cordialidad, de amor, de confianza, nos sentimos tan protegidos, veo cuanto amor le transmiten a mi hijo, no te miento, han sido tiempos difíciles, por tener que dejar a mi bebé en una escuela de tiempo completo, pero al cuidado de mis papás y hermanos, las personas que más lo aman y que él ama, nos sentimos seguros de poder llegar a casa y que nos reciban con respeto, cariño, no más gritos, no más golpes, no más traumas para mi hijo, él es feliz, yo soy feliz.

¡Espero, deseo con todo mi corazón que cuando las mujeres lean esta historia, y estén en la misma situación, sepan que el miedo que sentimos por sacar adelante a nuestros hijos solas es temporal, que hay gente que jamás nos va a dejar solas, que podemos sonreír sin miedo, de verdad podemos!, ¡solo es cuestión de tener valor, de sacudirse el temor y soltarse! No está bien que quien dice amarte te lastime, no es correcto permitir una sola agresión, ¡es mentira que “quien bien te quiere te hará llorar!”.

Frida, en lo que pueda ayudarte, aquí estoy, estaría encantada con ayudar a personas que atraviesan la situación que yo viví.

Gracias por tu atención, por leerme y por ayudarme a contar mi historia. Verónica.
Hasta aquí la historia de esta mujer valiente, y de la cual celebro, su estar aquí.

Debemos cambiarnos el chip, dejar de juzgar a aquellas que no pueden salir de una relación violenta, debemos darles la mano, a veces nos rechazaran, pero debemos estar siempre ahí para ellas, sin prejuicios, sin adjetivos, solo abrazarla y hacerle sentir que, como Verónica, ellas pueden salir que aquí estamos para ayudarlas, si quieren ser ayudadas.
enero 2019

Eres madre, padre, hermana, hermano, hija, hijo. De una mujer víctima de feminicidio, desaparición, o intento de feminicidio búscame, ayúdame a visualizarlas y contar su historia. Voces de la Ausencia.

@FridaGuerrera
fridaguerrera@gmail.com

Publicidad

Imagilaos Logotipo y Diseño

Necesitas aumentar tu presencia en tus Redes Sociales, necesitas una portada o un banner para dar a conocer tu producto o servicio, por fin una empresa que puede darte lo que necesitas a un precio...

Continue Reading
Advertisement
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinion

Perla Vanessa; un feminicidio más, invisible

Published

on

LA COLUMNA ROTA/ FRIDAGUERRERA VILLALVAZO
La semana pasada dábamos cuenta del inicio cruel de este 2019, el feminicidio de la pequeña Camila que cimbró el alma de todo aquel que se enteró de la atrocidad de quien se atrevió a arrebatarla de la vida, ese día la prensa registro cuatro feminicidios más en el país, Santa Catarina, Nuevo León, Los Reyes La Paz, Estado de México y Manzanillo, Colima. Sin embargo, hubo uno que nadie registró que incluso la misma autoridad quería que pasará como la mayoría invisible.
Después de la detención de Marciano “N”, el presunto feminicida de Camila, decenas de mensajes vía redes sociales no han dejado de llegar, uno de ellos la petición de una conocida de la Familia Contreras Márquez, el pasado 06 de enero de 2019, acudí a Nezahualcóyotl, Estado de México, donde se encuentra el domicilio de otra familia rota.
El 31 de diciembre Perla Vanessa Contreras Márquez pasó año nuevo con su familia, y su pequeña hija que aún no alcanza los cuatro años, festejó la llegada del año nuevo con la esperanza de que fuera mejor que el que se quedaba atrás, con la vida llena de proyectos para ella y su pequeña.

Perla Vanessa nació el 12 de abril de 1996, era la más pequeña de esta familia, de hecho, su madre ya no la esperaba. Fabi la hermana más grande le llevaba diez años, “Era la hija de las tres, yo la cuidaba porque mi mamá trabajaba, le llevábamos a la escuela, era una niña muy consentida por todas”, me comenta Fabi.

Amante de la escuela y las matemáticas Perla Vanessa, era Técnico en Contaduría, esté año trataría de ingresar a la Universidad para especializarse en lo que le apasionaba los números. “Estaba entusiasmada después de la separación del papá de su hija hace cinco meses, quería hacer todo para salir adelante con la niña, ya no la dejaron” Lamenta su madre.

Al llegar al domicilio de la madre de Vane, nos recibió una vez más la imagen de una bella mujer en medio de flores blancas, una cruz de cal en el piso, y el sufrimiento de su madre y hermanas, abrazadas de la impunidad y la revictimización de las autoridades locales.

“Como a las tres de la mañana ya del primero de enero, Vane se retiró a su casa, me dijo que estaba muy cansada yo creo que por eso optó por no llevarse a la niña, al medio día le marque al celular me mandaba a buzón así estuve todo el día, como a las ocho de la noche fui a su casa, y entonces la encontré” Relata su mamá.

Perla ya hacía en su cama, boca abajo, con las manos apretando fuertemente las sábanas, de inmediato llamaron a la policía, a una ambulancia, todo fue muy rápido, para entonces ya estaba Fabi en el domicilio. “La Fiscalía Regional de Nezahualcóyotl acudió al llamado, nos dijeron a su hermanita se le pasaron las copas, es congestión alcohólica llamen a la funeraria para que ya la entierren, nos decían, sin embargo, mi hermana no había tomado más que lo normal durante el festejo de año nuevo, si se hubiera sentido mal no se hubiera ido de la casa de mi mamá” Detallan ambas hermanas.

Rompiendo el protocolo de feminicidio, y la sentencia Mariana Lima, que claramente señala que todo asesinato violento de una mujer debe ser investigado desde el primer momento como feminicidio y con perspectiva de género, las autoridades regionales hacían todo para que la familia aceptará muerte natural. “No Frida, como íbamos a aceptar eso si ella no era de beber a ese grado, además había muchas cosas en su cuarto que no me cuadraban, sus manos apretando fuerte las sábanas como si hubiera querido defenderse, aferrándose a la vida” Expresa Fabi.

Finalmente, las autoridades trasladaron el cuerpo de Vanessa al Servicio Médico Forense (SEMEFO) en Neza, les dijeron que quién sabe a qué hora se los iban a entregar e insistían en que mejor aceptaran lo que les señalaban desde el primer momento y se evitarán todo “el relajo”. Luego de casi tres horas ya del dos de enero les entregaron el cuerpo para que fuera sepultada, la carpeta de investigación se abrió a regañadientes como “homicidio” en contra de quien resulte responsable.

¿Quién pudo haberla dañado así?, Pregunto a la familia.
– “No sabemos Frida, era muy apreciada y querida por la gente, por todos no tenemos idea de quién pudo haberla lastimado, pensamos en uno en otro, pero nada con certeza, quien la amaba no pudo haberla arrebatado de su hija, todos aquellos que la conocían sabían lo que amaba a su nena no sabemos, no tenemos a alguien que nos odie, ni ella tenía enemigos”.

Llena de omisiones la carpeta de investigación finalmente fue atraída a la Fiscalía de Feminicidios, el pasado 08 de enero la familia fue llamada por las autoridades estatales, al fin se iniciará con la investigación.

Perla Vanessa tenía 22 años, era madre de una niña de casi cinco años, trabajaba como secretaria y le estaba yendo muy bien, “es día se veía hermosa, Frida, se puso un vestido negro que resaltaba su belleza, brillaba, por qué me la quitaron”, lamenta su madre.

Vane, fue el segundo feminicidio en el Estado de México de 2019, de tres que se registraron ese día negro en la entidad mexiquense, donde el Fiscal General Alejandro Jaime Gómez Sánchez, intenta hacer todo para que el trabajo en conjunto entre la sociedad y las autoridades lleve a detener el nivel de violencia que desde años atrás azota la entidad, sin embargo, La Licenciada María Esther Nolasco Nuñez, Fiscal Regional de Nezahualcóyotl y el resto de las fiscalías regionales plagadas de protagonismo, corrupción, negligencia e insensibilidad hacen todo para evitar que la justicia se imparta como debería de ser siempre.

enero 2019

Eres madre, padre, hermana, hermano, hija, hijo. De una mujer víctima de feminicidio, desaparición, o intento de feminicidio búscame, ayúdame a visualizarlas y contar su historia. Voces de la Ausencia.

@FridaGuerrera
fridaguerrera@gmail.com

Publicidad

Imagilaos Logotipo y Diseño

Necesitas aumentar tu presencia en tus Redes Sociales, necesitas una portada o un banner para dar a conocer tu producto o servicio, por fin una empresa que puede darte lo que necesitas a un precio...

Continue Reading

Publicidad

Publicidad

Foto de bannerapp bannerApp_zpsiqojb7qf.jpg

Sígueme en Twitter

Publicidad

Populares

A %d blogueros les gusta esto: